domingo, 28 de octubre de 2012

Algo se ha quebrado en el paisaje



"La resurrección de Lázaro". José de Ribera. Museo del Prado.



a F(élix) H(angelini)

hay más luz
y las hojas padecen
la aspereza como un aspa
cuando un roedor de viento entre las ramas
empuja hacia el carro del sol
los raros intestinos de la aurora

algo falta
una mirada como señal
un timbre
tu perfil recostado en el banco
que es el mismo y es distinto
la voz en la vigilia
la veloz carreta de los años
la margarita entre el hierro oscuro

los cuadernos de la madrugada
las amargas hojas de la noche
el poema como un salto en la madera del cristal
en la extraña transparencia de un día
que te niega y te prolonga

el aire que te oculta y es tu cuerpo
tu mano sobre el barandal

algo falta
o es que el brazo se hace voz
en las mañanas del mundo
y la ausencia es
el músculo
la rara certidumbre con sus venas
acosándonos

hay una escritura sobre las aceras
en el autobús
en el rostro de aquel joven
una marca definitoria en lo invisible

algo falta
o es que te has multiplicado como el pan
de cada día
y seguimos taciturnos erróneos
desolados en los cráneos del hambre.

YC, 28 de octubre de 2012


Busto de Antínoo. Anónimo. S. II d.C. M. del Prado.

2 comentarios:

  1. Gracias Yoandy:
    Hoy lloras a mi lado, hoy compartimos el dolor de su pérdida, hoy me cobijas en tu casa para que haga todo los trámites que me tocan unidos a esta angustia, a esta desesperación, a esta sensación de vacio, de sensaciones que no puedo describir con palabras. Es la pérdida de un hijo lo más terrible que alguien pase, y te ha tocado de cerca saberlo, porque desde el primer día has estado a mi lado siempre, y eso te lo voy a agradecer mientras yo respire.
    Tu regalo a él es el mejor homenaje, la poesía era su vida, su dedicación constante, uno de sus infinitos valores.
    Gracias mi hijo postizo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el dolor, en lo íntimo, aquí dentro, sabes que eres como mi madre hace ya mucho tiempo. Y eso también, como tantas cosas en mi vida, lo debo a él, que aún ausente sigue haciendo tanto por mí.

      Eliminar