jueves, 14 de junio de 2012

LA DEVASTACIÓN [LA IMAGINACIÓN DE LA BESTIA]


Félix, junto a la profesora Teresa Delgado.
Madrid, 7 de mayo de 2012.




A Félix Ernesto Chávez López, 
donde quiera que ahora mismo esté leyendo. 


Han detenido una vida en constante ebullición intelectual y poética. Como quien de golpe hace desaparecer la corriente viva de un río sonoro y continuo, con brutalidad y torpeza. Después de mis padres, es la persona que más ha hecho por mí hasta hoy. Ahora mismo, mi madre está al lado de la suya. Mis dos madres están juntas, una cocina y consuela, la otra busca paz y alivio. 

Habrás de continuar por aquí, Félix. Ya eres demasiado necesario: un consejo, un comentario agudo, un regaño, cuatro horas de conversación sin parar. No pienso renunciar a nada, demasiado te debo como para dejarte ir.

Lo leo en estos momentos de desolación y, en ese diálogo al que todo texto poético convoca, se torna profético en extremo. Sigo conversando con Félix, lo leo y, como siempre, tengo que darle la razón:


A la izquierda, con uniforme escolar, Félix, en el municipio de Regla, La Habana, 1989.


SELECCIÓN POÉTICA DE FÉLIX ERNESTO CHÁVEZ 
(Ciudad de La Habana, 28 de octubre de 1977- México D.F., 11 de junio de 2012)



UN INSTANTE EN LA HISTORIA DEL MUNDO


La inmensa rueda cuesta abajo

aplasta aquellas malvas que vimos anteayer

ignoro el misterio de la vida en el segundo que acaba

pero la belleza también tiene estas cosas.




LA DEVASTACIÓN


“Esta ciudad me mira con tus ojos.”

L. GARCÍA MONTERO


  
El fluir de la sangre deja pistas

árboles desangrados la fiereza

de una tarde de lluvia en los objetos

una ciudad que deja de insistir

callan sus gatos y sus hombres pero

el viento sigue hablando y me pregunto

por tardes infinitas por la música

de esa noria que existe más allá

del mar por las limpias estatuas inventadas

a través del invierno esta suave ciudad

deja de insistir en cada ola

el viento la retrata

yuxtaponiendo imágenes que apresan

rostros de una extrema frialdad pasajes

de una tarde de lluvia en los objetos

sin paz o sin belleza salpicados

de una sangre diversa espontánea que fluye

del centro de la tierra en la vertiente

y marca árboles por venir

en este pétreo juego de la devastación

están vagando por mis ojos como

una oruga cansada una crisálida

que burla al viento al viento sometida

hay un bosque que espera y me pregunto

cómo empieza la vida en sus paredes

cómo volver los ojos si ahora vuelas

instalada entre cerros y amasijos

de hierro entre los cuerpos calcinados

del silencio de un dios que no aparece

para aliviar acaso esta nostalgia

de tanta sangre huyéndome hacia el mar

si el invierno es la única estampa permitida

si todo es una larga hilera que conduce

a un lugar que no existe a una tarde de lluvia

fugaz o devastada o simplemente.


EL GRITO


Y ahora miren cómo me divierto

entre las sábanas rotas las elegantes

y me sale una oropéndola por el oído

y silba frases graciosas inaprensibles

miren cómo me divierto y miro por el hueco

del cristal como sucia paloma

divirtiéndome viendo a los otros reír

morir de risa atragantarme con su risa

o la cosquilla cómo noto el viento calenturiento

mientras se quitan la ropa y se retratan

y me divierto juro por dios que me divierto

sentado en la silla en la imaginable postura del mismísimo dios

y acierto el designio río con las bambalinas

y los trajes usados y la malaria

que brota como semilla desde el corazón

pero ahora miren cómo trato

de detener mi carcajada en la palma de la mano en el matiz

de una nariz semejante a mi enorme nariz

tras la puerta miren cómo prosigue el espectáculo

y alzo las sábanas soy ese fantasma que no aparecerá

y otros dicen que estoy triste y me divierto

porque me divierto es la pura verdad

e incluso me divierto con los que dicen que no podría

acerco el vaso con esta nada tan certera

y a mi lado Michael el inglés repara en voces

más parecidas a su bella sonrisa que a los artefactos

que no veo porque me estoy divirtiendo a chorros

y los chorros caen se derraman con ternura sobre la ciudad

un perro gordo y perfumado repite emociones con sus aullidos

un cuervo fornica desesperadamente sobre el cuerpo en descomposición

suele parecer que me divierto y es exactamente así

suenan los ascensores estancados en alguna parte

cuido el ojo a veces aparece alguien con una estaca

y la clava en el hueco no importa entonces la sábana

ni el grito indescifrable

del que quiere quedarse ciego y todavía sonríe

uno que se parece a mí trata de imitar la carcajada

amplia la exploración de mis cuencas no lo consigue

demasiado silencio arrastra moscas alrededor

de un lado al otro del mar río para que me oigan

los de adentro que han borrado otras manchas

y ahora miren bien qué manera de divertirme

cuando abro los brazos como una efigie jorobada

de payaso o de monstruo

oculto en el cristal

ellos no se sienten espiados no se dan cuenta de su follaje

dejado sobre la mesa en unas cuantas canastas vacías

entre sus olas y alas hay una diferencia absurda mínima

quiero explicarme bien aunque no paro de reír

con series interminables:

el vasto andamio no escrito una ilustrísima vaca

desternillada en el pasto que crece por todos sitios

mientras le sale una oropéndola por la oreja de fango

musita paisajes leves levitantes

y papeles quemados

con todos mis dientes ausentes presentes eufóricos

si levantan la mano al mismo tiempo

miren cómo me divierto tengo los ojos cerrados

no sé quién está afuera pero seguro lo imagino.


CANCIÓN DE AMOR DE WISLAWA SZYMBORSKA



“¿A dónde corre, a través del bosque escrito, esta cierva escrita?”

W. SZYMBORSKA



Una cierva se pone de cuclillas por la mañana

y pregunta en qué agua

está condenada a beber

los ríos bajan presurosos de una colina

que nadie ha visto terminan por concentrarse

en la quietud del pantanal junto a los nenúfares

de otra cierta tarde todos guardan el secreto

de lo que vieron una aurora desprenderse

sobre la lozanía de los abrevaderos

en los lentos pantanos

una cierva se pone de cuclillas las patas traseras

hunden la tierra como sargazos

y alguien se para a mirar

manchado por la tinta

no es la viejecita adorable que ha vuelto

sino una mujer esbelta

sin bastón y sin gafas

cogiendo de la mano un gajo de páginas silvestres

ella se parece a cifras conocidas

todas las casi almas corren a esconderse

entre los pabellones

ella va tropezando derramándose como puede

por tanta mitología

en el terreno núbil donde se es   no se es

y yo soy el soplón que devela el misterio

de verdades brutales

y de pábilos tristes


(tras el golpe de silencio hay una obturación

donde se va quedando con los venenos

aquella cierva de rostro acalambrado de patas que se cierran

ante su imprecación para apagar la sed en cualquier sitio

no hay lagos disponibles ni pantanos sólo el ojo

de aquella que todos vieron y callaron:


ella se parece a todas las balas imposibles

y soy aquel ladrón

que algún día ha de pagar alguna otra condena sin importancia.)



EL ALA LEVE DE LA FELICIDAD

XI

Mira bien el enigma
de la flor cortada es este
desprenderse de su cáscara
y su hormiguero
y volver a la tierra mojada
en esta tarde íntima
donde el sol se amontona
el hilo que la cose a tierra no es el hilo
que cose mis recuerdos
mira amor el enigma
no está en el cuerpo que cae
sino sencillamente en la sonrisa
con que la flor acepta su destino.


LA AVENTURA HUMANA

(o CONSECUCIÓN DE LOS DÍAS Y LAS NOCHES)

VI

He visto irse
la enorme cruz de sus veleros
lo he visto todo
un día y otro día estoy aquí
y otro día y la soledad
del vendedor de telas y el pregonero
en la plaza del pueblo de espaldas al muelle
la nave ha zarpado
todo inicio implica un rumbo desconocido
el destino es el cuchillo
que lleva a la cintura el pasajero
lo he visto todo
desde la punta del corazón cómo salpica
esta ola que llega y perdura
en el latido como si mirara
la frase no dicha
una forma aún no inventada
del crisol o simplemente el fuego
de la memoria.

FÉLIX HANGELINI

TOMADO DE: FÉLIX HANGELINI. LA DEVASTACIÓN. LA IMAGINACIÓN DE LA BESTIA DE LA BESTIA. FUNDACIÓN JORGE GUILLÉN, VALLADOLID, 2006.





9 comentarios:

  1. Hola Yoandy: Es todo tan horrible que cuesta creerlo. Estoy destrozada desde que supe la noticia. Pobre Lidia, su niño. Nos quedamos huérfanos todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así, mismo, jimagua, nos hemos quedado huérfanos, desolados. Esta injusticia me toca demasiado cerca, y es muy difícil resignarse. Todo parece como una historia mal hecha, como una pesadilla.

      Eliminar
    2. Es imposible resignarse, es todo tan absurdo y cruel. Por favor, si hace falta ayuda con algo, para guardar las cosas de Félix en España, con Lidia, lo que sea, contáctame. Sandra (la jimagua)

      Eliminar
    3. Ok, Sandra, gracias, te mantendré al tanto.

      Eliminar
    4. Sandra, estoy ahogado en llanto, esto es terrible, mira este video donde el ladrón capturado declara lo que hicieron: http://www.youtube.com/watch?v=3ucrcA08S8E&feature=player_embedded

      Eliminar
  2. Un abrazo a los dos. No se me pasan el espanto y el dolor. Díganme si puedo ayudar en algo.

    ResponderEliminar
  3. En España, aquellos que hemos sido compañeros de trabajo, penas y alegrías de Félix, también estamos colapsados con esta pérdida tan absurda. Les mando un abrazo desde Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alba. Un saludo desde el dolor compartido.

      Eliminar