domingo, 13 de noviembre de 2011

IMÁGENES Y DESVELOS EN EL LOUVRE



 a J.

"Solo el amor convierte en milagro el barro."
Silvio Rodríguez


Lo sabía no por haber entrado a un museo, pero en el Louvre lo constaté de modo inevitable: lo orgásmico tiene algo de estético, y viceversa. Más de una vez, frente al espejo o entre las sábanas lo he recibido como un don. Hay en el espasmo erótico una necesidad artística y una búsqueda desesperada en el tacto, en el golpe del éxtasis tembloroso, de la comunión con el uno universal. Alcanzar el logos por la fysis, por la contemplación de lo bello, porque la esencia despierta en nosotros al mismo tiempo el instinto y el espíritu. No nos engañemos, no hay un divorcio entre la satisfacción física y el éxtasis del alma. Basta leer El cantar de los cantares. Aunque pocas veces se alcanza esa conjunción, vale la pena pretenderla. La esencia del amor es también la esencia del arte. Por eso es casi imposible. Ahí está toda la obra de Luis Cernuda para recordarnos el abismo que existe entre la realidad y el deseo, pero también como testimonio y búsqueda, como penalización órfica de toda una vida pretendiendo hacer rozar por un instante esos dos tensos y polares extremos, pretensión que es una importante razón para vivir. El amante y el artista persiguen perpetuar el objeto del deseo. El arte es la pretensión de dar cuerpo al amor, de hacer eterno un orgasmo. 





La cabeza de Antínoo de Mondragone fue descubierta
en Frascati y colocada en el Louvre en 1808. 



Busto de Antínoo en Tívoli, ubicado en la Villa Adriana,
creada por el emperador Adriano en honor y por la divinización
de su joven amante muerto misteriosamente en las aguas del Nilo.





Iniciada en 1787, "Eros y Psique" es una de las piezas más
llamativas dentro de las salas de arte antiguo en el Louvre.
Antonio Canova demoró seis años en terminarla.
El escultor declaró que  había tomado como punto de partida
la novela de Apuleyo, El asno de oro.

"Cautivo (el esclavo moribundo)" de Miguel Ángel Buonarroti (hacia 1513).
El artista la comenzó después de terminar el trabajo en la Capilla Sixtina.
Sorprende y llama la atención el sensualismo y el erotismo de la escultura.
En ella, el dolor de Laocoonte se entremezcla con el sufrimiento sensual
de un San Sebastián y con las representaciones helenísiticas tardías. 

"Cautivo rebelde" de Miguel Ángel Buonarroti.
Es evidente la relación con la figura anterior.


Niké de Samotracia (190 a.C.). Mide 2,45 m.
Descubierta en 1863 en la isla de Samotracia.
Pertenece a la escuela rodia de escultura helenística.


Kouros


Kouroi

Techo de una de las salas del Louvre

Danzante en ánfora de figuras rojas

Torso de hombre (480-470 a.C.)






La Venus de Milo, descubierta en 1820 en la isla de Milo
por  un campesino griego. Actualmente se data entre el 130 y 100 a.C,
aunque, al ser descubierta, se creyó que era del siglo IV a.C.
Es uno de esos ejemplos en que el arte trasciende a su autor:
su creador es aún desconocido, mientras esta obra
es actualmente una de las más famosas del mundo.
















Hermes atándose las sandalias





Diana cazadora con un ciervo, conocida como "Diana de Versallles".
Copia romana del siglo I ó II de un original griego perdido atribuido
al escultor ateniense Leocares. Se han encontrado
en otros sitios copias romanas del mismo orginal griego.
Esta obra se ha relacionado con el Apolo de Belvedere,
ambos originales atribuidos a Leocares.



Cariátides de la sala del Louvre que es conocida por el nombre
de las mismas figuras griegas. Hechas por Jean Goujon a partir del 1550.
Este escultor y arquitecto francés solo conocía las Cariátides del
Erecteión ateniense mediante bocetos y dibujos, pero no había visto los originales.

1 comentario:

  1. Preciosas fotos, bonita iluminación, interesante blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar