domingo, 1 de mayo de 2011

MOIRA


Pasa la mano por el viento de la noche que,
como un tosco muro se detiene,
y como un cuerpo de áperos bloques,
cenizos, grises, callados,
trae noticias amargas,
baldosas de un rojo profundo, casi muerte.

Palpa el duro corazón de la noche,
las varas enconadas contra tu piel,
los balcones vengativos y cortantes de la sombra.

Hurga en tu abdomen vulnerable,
en la blanca masa de tu pecho,
y ve cómo el alcohol de unos días
que fueron cándidos y dulces bajo el sol de abril
se han vuelto un dios terrible,
una fuerza desafiante
contra lo que el dedo acarició,
que te vuelve un ser irracional,
y te empuja a subir hermosos montes
donde cortas, enloquecido, el cuerpo
de lo que has venerado.

En la paz de tus ojos está
el éxodo de todo lo que amaste,
y el revés de esta bondad
te golpea el rostro con su alto paredón.

Vas perdiendo
hasta el silencio,
y la palabra,
que antes se ofrecía como un don,
hoy es una bestia huidiza.
Todo te abandona,
todo lo abandonas.

Pero a veces,
lo que amas vuelto sombra
cruza los murados contornos del viento y,
como el rostro decapitado en las manos de Ágave,
torna a hablar en susurro
semejante a los días en que Dios te cantaba en el oído.



Imagen 1: “Ágave a punto de matar a su hijo”. Crátera de cáliz apula de figuras rojas, 370-360 a.C. Ferrara, Museo Nacional, 20482.

Imagen 2: “Ágave, espada en mano, portando la cabeza de Penteo”. Fragmento de copa ateniense de figuras rojas. 430-425 a. C. Rome, Mus. Naz. Etrusco di Villa Giulia, 2268.

2 comentarios:

  1. un gran poema, demasiado grande que necesito como lectora sugerir. puedo?
    el silencio lo permite,
    y si no leyéramos:
    como el sol de abril
    terrible
    hasta
    como un don
    todo(segundo)
    como sombras
    como

    y ahora me disculpo:

    "en la paz de tus ojos está
    el éxodo de todo lo que amaste,
    y el revés de toda esa bondad
    te golpea el rostro con su alto paredón"

    invasión de poesía...
    gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, he revisado los comos y los todos, que desde el principio me fueron molestos. Gracias otra vez.

    ResponderEliminar