domingo, 1 de mayo de 2011

EXTRAÑA CRIATURA

Hoy solo la palabra, ese don oscuro, me conforta en su blanca pobreza. A falta de fuerzas e inspiración para escribir una oda al silencio, reescribo el verso siempre oportuno de Fina. En la madrugada, en la desolación callada, en la soledad, la sagrada poesía.


QUÉ EXTRAÑA CRIATURA

QUÉ EXTRAÑA CRIATURA ES ESTA, SEÑOR, QUE COBIJASTE
BAJO EL OPACO CIELO, ENTRE LAS MUDAS PIEDRAS,
QUE NO SABE QUÉ HACER CON LA LLUVIA QUE CORRE,
CON LOS MUROS TAN GRISES, LAS CENICIENTAS YERBAS.

QUÉ EXTRAÑO ROSTRO DISTE AL HOMBRE, TU CRIATURA,
QUÉ SOLEDAD EN SUS OJOS BELLOS E IMPENETRABLES,
Y QUÉ EXTRAÑA SU VOZ EN LA MUDEZ INMENSA
DE LAS BESTIAS ANTIGUAS, DE LAS LEJANAS AVES.

QUÉ EXTRAÑA CRIATURA ES ESTA, SEÑOR, QUE EN EL DESEO
SATISFECHO, SE QUEDA AL FONDO, DESEANDO,
Y AL CABO, DE SU RISA SE DESFRAUDA
UN POCO, Y EN LA PENA DEJA DESPIERTA EL CUÁNDO.

FINA GARCÍA MARRUZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario