lunes, 25 de abril de 2011

DOLOROSO TAL VEZ


San Juan y Martínez es tierra de gente amante, de seres entrañables, de magia inesperada en las tardes de verano. De allí era María Victoria Mora Morales. Una noche de 1943 viajaba a La Habana, con el corazón deshecho por la pérdida de un amor de juventud. A ella iban dirigidos los versos de uno de los boleros más famosos de todo el mundo, compuesto por un joven de Vueltabajo llamado Pedro Buenaventura Jesús Junco Redondas.

María Victoria también le inspiró canciones como "Soy como soy", "Tu mirar", "Te espero", "Estoy triste", "Cuando hablo contigo" y "Yo te lo dije". El 8 de octubre de 1940, cuando Pedro Junco contaba la edad de 20, aparecieron publicados en el Diario de La Marina unos versos dedicados a los quince años de la sanjuanera, que cautivó al joven desde que la conoció en una fiesta escolar.

A los 23, además de observador y callado, Tito (como llamaban sus amigos a Pedro Junco) tenía un cuerpo trabajado y atlético, pues se dedicaba a hacer ejercicios con determinada frecuencia en la azotea de su casa en la ciudad de Pinar del Río. A pesar de su estupenda condición física, el joven cantante comienza a padecer en 1939 de tuberculosis. Una noche, a las tres de la madrugada, mientras estudiaba, tose un poco de sangre. Era en marzo y principios de abril cuando más daño le hacían las condiciones climatológicas tropicales, período del cambio de invierno a primavera en el clima vertiginoso y cambiante de la isla, tiempo de lluvias inesperadas o de un sol desolador.

Cuatro años después, en 1943, Tito moría por la misma fecha, el 25 de abril, con apenas 23 años cumplidos, a causa de tan terrible enfermedad. Unos días antes había estado haciendo ejercicios en la azotea de su casa y lo sorprendió la lluvia que lo llevó a la cama con altas fiebres y vómitos sanguinolentos.



Su famoso bolero "Nosotros", dedicado a María Victoria, se escuchó por primera vez en febrero de 1943 en la emisora pinareña C.M.A.B. Dos meses después de ese renunciamiento amoroso que lo hizo conocido en el mundo entero, Pedro Junco nos abandonaba y era enterrado en su tierra natal. Nos dejó más de 36 canciones y un poemario de 21 composiciones. Pero fue "Nosotros" su venganza contra lo irremediable y contra la muerte, la canción que estuvo durante dos años en México en el primer lugar del Hit Parade.

María Victoria, en algún lugar de San Juan y Martínez, esta noche tomará el autobús para La Habana, porque de amores y perseverancias, de viajes interminables y dolorosos renunciamientos, de confidencias de amantes, de boleros y tardes de amor siguen sabiendo los jóvenes de Vueltabajo. Hay una alegría sana en el vivir y en la entrega de los pinareños que descubro y recuerdo, porque mis grandes amores pertenecen a aquellas tierras de un verde casi ofensivo y a la vez confortable, porque yo mismo pertenezco a los pinos que la distancia ennoblece, aunque haga tiempo ya que tomé el autobús hacia La Habana tarareando algún verso de una canción, dolorosa tal vez.

A los 68 años de su muerte, escuchemos a este Aquiles del bolero internacional en la voz del cantante puertorriqueño Daniel Santos. "Nosotros" fue su flecha certera contra el olvido y el tiempo:



NOSOTROS
de Pedro Junco

Atiéndeme
quiero decirte algo
que quizás no esperes
doloroso tal vez,
escúchame
que aunque me duela el alma
yo necesito hablarte
y así lo haré.

Nosotros
que fuimos tan sinceros
que desde que nos vimos
amándonos estamos
nosotros
que del amor hicimos
un sol maravilloso
romance tan divino.

Nosotros
que nos queremos tanto
debemos separarnos
no me preguntes más…
No es falta de cariño,
te quiero con el alma,
te juro que te adoro
y en nombre de este amor
y por tu bien
te digo: “Adiós”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario