jueves, 9 de diciembre de 2010

Delfín Prats: "lo mejor es que no escriban"



Al escucharlo declarar en una conversación de amigos estas ideas sinceras y desenfadadas, duras muchas veces, por lo ciertas y rotundas que son, he comprendido por qué Norge Espinosa quiso compartir con él y solo con él el espacio Confluencias que organiza en La Habana el Instituto Cubano del Libro.

Para Delfín Prats, en cuestión de escritura, lo mejor es negar y reprimir la vocación por la palabra. Mientras más se evite el verso más inevitable será. La negación de la poesía es el único modo de confirmación de que no se es obrero, sino creador.

Para decir estas cosas hay que ser muy sincero. Para ser muy sincero hay que estar loco. Delfín Prats cumple estos dos parámetros, así que lo mejor es hacerle caso:

"En realidad considero que yo ya escribí una poesía."

"Mi ideal es la anulación del yo."

"Yo no sé si en el futuro podrés escribir un poema."

"Toda esa vanidad que rodea al oficio del escritor yo no la padezco."

"Yo no soy intelectual."

"[...]está formado por fragmentos de diario, que es donde único uno es verdaderamente auténtico."

"Estos cabrones me están haciendo una entrevista."

"En cuanto a poesía. Sería incapaz... En este momento ya no tendría ninguna presunción de escribir poemas, porque avalados por mi firma van a ser publicados, pero esos poemas no agregarían nada a lo que ya escribí una vez y a los mejores momentos de la tradición poética cubana."

"Hay que negar la condición de artista."

"Tú eres alguien que sensillamente produjiste esos poemas."

"Tienes que rechazar el hecho de que TÚ eres un artista."

"Lo mejor es que no escriban."

"Si tienes una vocación por la escritura, tarde o temprano tú vas a ir por ese camino."

Un hombre celoso del verso, exigente para la Poesía, indulgente más con la plástica que con los que se dedican a la palabra. Porque la palabra le lascera, le toca demasiado cerca, y le duele ver que la tomen como un juego, como un reciclaje y no como encarnación de lo inmanente del ser, de lo genuino de la existencia y de lo experimentado.

Un hombre que ha sabido callar a tiempo antes de repetirse interminablemente. Que ha preferido la pobreza a la fama hueca.


video


Lo vi aquella tarde, en el edificio habanero de las cariátides, leer sus versos, organizar sus palabras y su violenta sintaxis gestual. Y no pude hacer otra cosa que cometer el error de escribir:

A D.P.*

entre un poema y otro bebe agua
espera su turno
ademanes epilépticos
manos proyectiles
el codo atado al mantel

habla y el dedo es moscón
verso mudo
en el golpe inesperado contra el micrófono
traza con el índice un mapa una figura
en esa otra página ardiente
tangencial al sonido
que es el vacío

la voz
detrás viene la tarde
como un automóvil o un árbol la voz

bajo el vaso hay un hueco en el mantel
un cigarro quizá
el abismo
a su espalda queda el mar
que encuadra la madera ronca

deponer la noche sobre el muslo mientras
el poeta rodando la voz como un neumático
habla de un lugar llamado Humanidad


Solo espero que algún día yo consiga también dejar de escribir (de arañar más bien la) Poesía, aunque no logre tan buenos poemas.

* Este poema fue publicado en la Revista Extramuros en 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario